Un sureño cordobé por Dinamarca

Argentinos haciendo la Working Holiday en Dinamarca, Copenhague.

 Es invierno y en mi habitación me acompaña Soda Stereo, una manta, la estufa y una vela. Tranquilos, no es porque me hayan cortado la luz, sino que es parte de la tradición danesa de la Hygge.

Parecen las 10 de la noche pero apenas son las 4 de la tarde, y pienso “Uh se acerca la hora de los mates” aunque parezca que sea la hora de la cena.

Estoy reportandome con alegría desde tierras vikingas para mis amigos de “Aqui de paso” Pablo y Lara que fueron parte de esta locura llamada Copenhagen.

Un nuevo comienzo en Copenhague: 

Los primeros días mi cabeza tenía estampada la palabra CPR y mis manos solo escribían para buscar alquiler, Facebook y el Boligportal fueron mis principales armas. Tuve la suerte que mientras hacía eso me aloje en la casa de un español de manera gratuita, el se había vuelto a España de vacaciones y me dejó su departamento en la pequeña localidad de Glumso a 50 minutos en tren de Copenhague. Ahí estuve tranquilo y buscando alquiler con el bendito CPR.

Siguiendo con mi cuota de suerte en 4 días encontré alquiler en Vesterbro un muy lindo barrio céntrico, una habitación para mi solo, pero sin amoblar.

Uno pensaría “uh a invertir en muebles” pero por suerte en este país la gente regala lo que ya no usa, y uno se puede sorprender de las cosas nuevas que puedes encontrar en la calle o en páginas como “Free your Staff Copenhagen”.

En una tarde tenia cama de plaza y media (mejor que la que tenía en Argentina) y una mesita gratis!!

Firme contrato y con eso me dirigí a la International House a solicitar mi número de CPR. Ahora la estampa en mi frente cambiaba y decía TRABAJO, la verdad que durante el verano que pasó y que tanto extrañamos dicho sea de paso, abundaba el trabajo.

 

Y así fue como en primer contacto empecé a trabajar como dish washer (lava platos, copas) en un restaurante Tailandés, debo confesar que al principio eran todas chinas para mi, pero pese a que por ahí tendrán formas de mierda de tratar son buena gente.

Hoy soy cocinero dentro del restaurante y me dan confianza para seguir haciéndolo.

¿Qué decir sobre la ciudad?

Copenhague es la capital de Dinamarca, una ciudad multi-cultural que reúne todas las calificaciones de una ciudad denominada “del primer mundo”. 

A mi entender esta ciudad es una combinación perfecta entre ciudad teniendo en cuenta su balance entre lo antiguo y lo moderno con parques y espacios verdes por todos lados, que hacen una ciudad más purificada y mucho más agradable para la vista.

Dicen que hay 2 cosas en Dinamarca que superan a su población: cerdos y bicicletas.
Debo confesar que creo que están en lo cierto, la bicicleta es uno de los principales medios de transporte elegido por los daneses. Al estar acompañada de políticas públicas, buscan incentivar su uso con las bici-sendas por toda la ciudad.


De hecho las obras que se ven hoy en la ciudad son en su mayoría para la incorporación de las mismas en puntos importantes de su ciudad y fue así que compre mi primera bici. Fue un momento de mucha emoción y la bautice con el nombre de “Materia gris”.

Para finalizar, simplemente decirles que la experiencia de Dinamarca es única, en todos los sentidos, vivir en un estado de bienestar súper desarrollado, su gente es muy amable, quizás no te incluyan en sus círculos íntimos pero siempre te van a tratar bien.

La educación, la salud, son gratuitos, la gente vive tranquila, su transporte público es uno de los mejores del mundo y sus salarios te permiten vivir bien durante la visa.

Es un país caro, de los más caros del mundo, pero la relación sueldo y costos de vida son bastante buenos.  

 

¿Sí te pueden robar la bicicleta?

Sí, obvio pasa seguido pero podes comprar una nueva por bajos precios.

No todo es perfecto por supuesto pero esta ciudad y país se le acercan bastante a eso.

20181014_164658

Desde Copenhague, la ciudad donde cada rincón es hermoso, menos el Skat jaja, hay muchas bicis raras, puestos de salchichas y los Burguer King son baratos, para los chicos de Aquí de paso.

 

Hasta la siguiente entrega.

Alexis  Boujon

No Comments

Post A Comment

¿Hablamos por WhatsApp?