Un pie en el país de las 17.000 islas – IndoNesia

El comienzo de un viaje por Asia…

    Últimamente el llamado Sudeste Asiático está de moda para muchos viajeros que quieren descubrir nuevas experiencias, culturas en países no tan comunes para nuestro occidente; preparar una mochila y patear este continente lleno de aventuras y curiosidades se está haciendo normal para nosotros.
Hoy es nuestro turno, luego de 15 meses intensos de Working Holiday Visa en Nueva Zelanda, llegamos al esperado continente asiático. Sabemos que no le dimos mucho tiempo a Bali, y que lo recorrimos como principiantes y solo un par de lugares, nuestro objetivo eran otras islas.

DENPASAR – KUTA

La primer impresión al bajar del avión fue recibir el sofocante calor que choca sin pedir permiso. Seguido de la espera en migraciones, esperando que nos hagan pasar rápidamente sin preguntas, salimos en busca del taxi y del primer regateo del viaje. Es lo mas normal en estos países que el local te diga un precio sumamente alto, a lo cual hay que conversar para llegar a un mejor precio para tu bolsillo, más allá de que sea relativamente económico el precio que te digan, sabemos que está sobre cargado de su valor real, que muchas veces lo desconocemos.
Era tarde cuando llegamos al hostel que reservamos por hostel World, el Sayang Maha Mertha, un poco calurosa la habitación con ventilador pero nada que no pueda con nuestras pocas horas dormidas en dos días. Vuelta de perro, comimos una pizza horrible y a dormir.

Día de playa y organización le siguieron, nos quedamos una noche más y partimos con un taxista hacia el sur de la isla, playa Padang Padang donde se filmó la película Rezar, Comer y Amar con Julia Robert, dando paso a Uluwatu (ulu=cabeza + watu= piedra) una de las no playas para surfistas, la meca del surf en Bali. Hermosas vista desde el acantilado que da al fuerte azul del mar con olas de 3 metros mínimo. En el regreso pasamos por una playa mas que les debo el nombre, muy amplia y cristalina, con corales para hacer snorkel, lleno de chinos. Sobre el acantilado que daba la espalda al mar, hay unas figuras talladas en piedra de algunos semi-dioses hinduistas.
Nuestro segundo destino fue Ubud en el centro de la isla.

Uluwatu al sur de la isla de Bali, ideal para surfistas profesionales.
 

UBUD

   Esta ciudad del interior a simple vista nos parecía un pueblo, pero la grandeza nos sorprendió. Pintoresco por su arquitectura, rodeada de selva, acantilados e infinitos campos de arroz. Nos alojamos en Lagas Hostel, donde uno de los 10 mil I Waian (solo en Bali el nombre significa número 1, primer hijo, y para distinguirse entre todos los I Waian que existen su segundo nombre puede ser una fruta, si una frutita esa que se come) nos recibió amablemente, en una habitación de 4 con camas de bamboo. Alejados del centro 30 minutos caminando y del Monkey Forest, decidimos ir cerquita a cenar, que sin querer pedimos unos platos super picantes que nos hizo escupir fuego tal dragón de Komodo.

Lara se había contactado con otro I Waian que vivia a 30 minutos en auto de donde estábamos, Breselea. Él te aloja en su casa y te da todas las comidas, te hace un recorrido por terrazas-campos de arroz, te muestra la el famoso café Luwuak (animalito parecido a un zorrino que come la semilla de café, hace su proceso digestivo y la hace caquita, expulsando la semilla con otro color, luego se procesa con secado y quitando las nuevas capas que deja el animal hasta llegar al nuevo y aromático café, de 50.000 Rupias una taza, unos usd 4). Ademas, saboreamos diversos tés y cafés de plantas naturales que cosechan, como vainilla, cacao, jengibre, roseta, coco.

Otro nuevo aderezo que probamos fue la azúcar de palma, extraído de la palmera. Agregando algo más nuevo, vimos como hacen el vino de coco, un local experto desde hace 16 años trepa sus 4 palmeras hasta la cima, hace sus cortes en la rama de la palma y con tubos empieza a llenar botellas de este jugo fermentado de color lechoso. Lo testeamos en su barcito, y esperamos que los granjeros llegasen para entonarse con este alcohol natural.

Nuestro anfitrión tiene su casa con espacio para su huerta, una cancha de volley, el deporte más  popular del país, junto con el fútbol, y su nueva casa de huéspedes recién construida muy linda y decorada. Pudimos observar como los adolescentes jugaban en su cancha. El método de juego es apostar a un ganador, y la plata que juntan es para pagar la luz y mantenimiento de la cancha, al árbitro que es un niño menor y a los alcanza pelotas.
Por último llegó el momento de rezar, para los hinduistas es muy importante agradecer a sus dioses antes de sus comidas. Nos preparó nuestras túnicas, armamos nuestra ofrenda con hoja de palmera y flores, y ahí estábamos en su templo, frente a sus estatuas de los dioses, sentados con sahumerios en la tierra, arroz en nuestra frente y garganta, flores en nuestras orejas, bendecido con su agua bendita, y pronunciando el famoso AOM

Un detalle importante, en Indonesia  el 85% aprox es de religión musulmana, estando entre los primeros tres países con mas musulmanes en el mundo y en la isla de Bali el 90% es Hinduista, así  podemos ver el contraste en sus casas, templos y religión, la diferencia entre cada una es enorme.

 

 Al día siguiente volvimos para el centro de Ubud, para recorrer sus calles, comprar algún que otro pareo o musculosa, y hacer base para subir el volcán Batur en la noche. A las 12 nos pasaron a buscar por el hostel en una mini van, desayunamos el típico café indones a puro lodo en la taza y continuamos una hora y algo hasta la base. Emprendimos la caminata con un guía estudiante de turismo, un jovencito muy atento que se gana unas rupias por la mañana para seguir estudiando y ayudar a sus padres ya que es bastante costoso la educación. Un simple camino marcado de 2 horas nos hace llegar a la cima para tener una vista del amanecer. Nosotros subimos uno de las tantas montañas que hay al rededor del cráter, ya que todo pertenece al volcán, tenemos vista de su extenso lago y bien a lo lejos vemos el volcán Rinjiani en la isla de Lombok.

 
Amanecer desde el Volcán  Batur

Al mediodía ya estábamos de regreso camino al hostel, para luego tomarnos el ferry hasta las Gili Islands desde el puerto de Padanbai, 1.30 hs mas de mini van más 1.30 de ferry.

Datos técnicos. JUNIO 2016. Cambio 1usd = 13.000 Rupias
 
Ofrendas hinduistas a sus dioses.

Tips de viajero

  • ¿Dónde alojarse?

Diversidad de alojamientos encontramos en el centro de la ciudad y alrededores, desde hoteles 5 estrellas a los típicos hostels económicos para mochilleros. En nuestra primer visita dormimos en Lagas Guest House, estuvo bien pero podría ser un poco mas económico, 100.000 Rp habitación compartida de 4 con baño privado y aire acondicionado más desayuno. También encontramos en pleno centro un lindo hostel  a 45.000 Rp cada uno ventilador con baño privado.

  • ¿Donde comer?

A lo largo de las calles céntricas encontraremos bares y restaurantes, en general sus precios son elevados promediando una comida en las 100.000 Rp por persona. Como en todo lugar turístico si nos alejamos un poco más encontramos comida local para sus residentes. Nuestro promedio aprox fue de 60.000 Rp unos 4.50 usd.

  • ¿Como moverse?

Lo mas económico es rentar una moto por el día en 60.000 Rp. En taxi se puede hacer algunos trayectos o motos-taxi, y por supuesto caminar su centro. El taxi quizás es redituable si comparten entre varias personas, pero por lo general es más caro. También hay buses, para averiguar tarifas les recomendamos acercarse a las estaciones de buses.

1 comentario

  1. […] OJO hay que tener en cuenta que la visa es GRATIS si entras por uno de los 124 puertos, cruces designados y aeropuertos. Si queres ver el listado te lo dejamos AQUÍ […]

    Responder

Deja un comentario

Volver arriba