Samoa – Isla Savai’i

Llegamos a Samoa única vía aérea por Virgin Airlines.
Se ubica en el Norte de Nueva Zelanda, no muy lejos solo 2 horas de avión.
País pequeño, que vive de sus plátanos, cocos, y de a poco un poco de turismo le viene bien!
Es sencillo, todo simple, no hay casi lujos pero es agradable, el lugar y su gente!

Isla de SAVAI’I

samoa

Destinamos 9 días en total en Samoa
    Al llegar al aeropuerto de Faleolo en la capital APIA, isla de Upolu, ubicado a unos 20 km aprox., buscamos a un taxista conocido por unos amigos, a Numi. Petiso retacón nos reconoció cuando preguntamos por él ya que le habíamos mandado un mensaje de texto avisando que íbamos a ir y necesitábamos un aventón hasta la capital. El amable señor nos ofreció su casa si queríamos pasar la noche y conocer su familia, por lo que nos gustó la idea y accedimos. Así empezaba nuestro viaje!!!
    En su casa, pasada las 22 hs nos recibe su mujer que estaba terminando de comer, ofreciendo algo para cenar, un poco de pescado, pan con pasta de coco, pollo y algunas cositas más que no sabemos que eran.
     Sorprendidos nos recibió en su habitación, nos prepararon su cama para nosotros, y ahí pasamos una noche particular, entre llantos de su hijo bebé, ronquidos de león de Numi y una tormenta de película.  Poco pudimos dormir esa noche, o por lo menos Lara durmió poco.
    En la mañana, desayunamos junto a la familia, tuvimos en brazos al bebé, y éramos el centro de atención de toda la familia y de todo el pueblo básicamente…en frente de la casa hay un colegio y los niños van a comprar al almacén que tiene esta familia el desayuno, unos buñuelos de banana, café, té, y panqueques. Se juntan todos en la casa, y esperan que las madres de las casas amasen los buñuelos.
_dsc1179

Ferry de Upolu a Savai’i
Al mediodía Numi con su taxi nos llevó hasta el puerto para tomar el ferry de una hora que nos cruzó de isla. Tuvimos que esperar el ferry de las 12 pm para cruzar. En Savaii nos dirigimos al poblado de Manase donde hay unas playas habitables y alojamientos agradables. Nos quedamos tres noches allí.

Nos alojamos en unas cabañas sobre el mar, de madera y palmeras, sencillo pero agradable. No teníamos electricidad en la cabana, salvo por una lamparita . La cama en el medio de la habitación y las paredes de bambú o palma también.  (Nov 2015 pagamos alrededor de 70 talas por persona la noche con desayuno y cena)

_dsc1201

_dsc1161

Un poco tormentoso nos recibió el día pero algo de playa nos dejó disfrutar el clima, una cervecitas y a relajarse. Se puede dar una vuelta por toda la playa, hay poca arena pero es tranquilo para descansar y bañarse, hacer algo de snorkel y si tenes suerte ver tortugas!

    A la mañana siguiente, mientras desayunamos, saludamos a unos chicos, dos parejas esperaban algo en la ruta. Pablo salió corriendo a preguntar que iban a hacer, el resultado fue alquilar unas motos en otro pueblo cerca y recorrer la isla entera!!!
Hicimos dedo hasta el comercio de un australiano instalado antes de Lano. Nos levantó una familia con una furgoneta blanca, la mujer embarazada iba detrás, el padre de ella era el que manejaba y estaban volviendo del velatorio del tío de ella. Vivían en la isla de enfrente. Se puso muy contenta cuando le dijimos de veniamos de NZ por que ella  había estado viviendo en USA aprendiendo ingles, nos contó un poco de su vida en menos de 15 min de trayecto 🙂 hermoso intercambio.

Llegamos a lo del australiano, el único que alquila motos en todo Samoa, les dejo el Facebook. pagamos alrededor de 50 talas el full day y en nafta 5 talas para llenar el tanque!
4 argentinos y 2 franceses con dos mapas dando la vuelta al perro de la isla 235 km.

   Vale destacar que fue nuestro primer alquiler y vuelta en moto!!! Sin duda un dia increible !!! 🙂

 
Afu Aau Falls
 Catarata muy linda al sur de Manase donde nos pudimos bañar, pasar un rato.
En la entrada hay que pagar un ticket no tan costoso. Es de fácil acceso, solamente hay que encontrar el cartel adecuado en donde hay que doblar!!!
cascada _dsc1216
   Luego intentamos ir a una playa que nos recomendaron donde actualmente un resort la ocupó y la privatizó, por lo cual solamente pueden ingresar los huéspedes que pagan fortuna por alojarse ahí, así que no pierdan tiempo en intentarlo.

  Terminamos almorzando un pan casero con atún y queso sobre el mar, previamente a ir a una playa solitaria paradisíaca. Por el momento les debo el nombre pero se puede encontrar, hay carteles viejos de acceso, hay que pagar una pequeña entrada a unos lugareños que viven ahí en frente y bajar por las viejas escalinatas, tener mucho cuidado y llevar agua porque es super cansadora y empinada. También hay que pagar por la cámara de fotos!

playa

_dsc1295

_dsc1261

Alofaaga Blowholes

Seguimos camino a los famosos hoyos de agua, los Alofaafa Blowholes. Esta formación rocosa plana sobre el mar es un atractivo interesante para visitar. Las olas chocan con fuerza contra la costa, y por debajo de las rocas ingresa agua que termina saliendo hacia arriba por unos hoyos que hay sobre las rocas, productos de la propia erosión del mar y su fuerza. Este efecto produce un sonido de estruendo y una lluvia de agua marina hermoso! Hay que tener cuidado con esto porque puede ser peligroso al acercarse demasiado. Nosotros nos quedamos muy cerca de la orilla, por momentos puede venir una ola pequeña o no… En un momento nos rebalsamos de agua con una ola gigante, quede registrado todo justo en un video que les mostraremos mas adelante!holes

_dsc1237

   La ruta es medio complicada por que esta toda rota, pero se llega facilmente. Hay que pagar un ticket de entrada economico.

  Finalmente emprendimos la vuelta porque se hacía tarde y se veía una tormenta que se acercaba lentamente. Quisimos ver el atardecer en la punta de la isla en Cabo Vaitoloa, playa Falealupo en una reserva natural pero debido a la lluvia que atravesamos decidimos seguir de largo.

  Hermoso recorrido alrededor de  TODA la isla. Lo mas interesante y exquisito del dia fue saludar a cada persona que nos regaló una sonrisa, un ‘Hello’ o los gritos de los niños al vernos en la moto. Corrernos hasta ganarnos, posar para las fotos … definitivamente lo definimos como el país de las sonrisas.

Deja un comentario

Volver arriba